Para proteger al cónyuge viudo/viuda es recomendable otorgar testamento, en este se puede mejorar al mismo otorgándole más de lo que la ley le concede, y reforzando su derecho de uso de la vivienda habitual donde reside.

Veamos los dos supuestos que pueden darse, el primero es por ley si el causante (persona que fallece) no ha hecho testamento(sucesión intestada) en ese caso entra en juego la regulación prevista en nuestro Código Civil, y como heredero/a de su esposo/a recibirá el usufructo del tercio de mejora, si el matrimonio tiene hijos. En caso de que no tenga hijos pero viva algún ascendiente recibirá el usufructo del 50% de la herencia. Y si no tiene descendientes ni ascendientes el viudo/a heredará los bienes.

En caso de que se haya otorgado testamento (sucesión testada), se puede mejorar la situación anterior, en muchos casos se suele dejar en usufructo todos los bienes de la herencia (del uno al otro cónyuge) respetando siempre las legítimas de los hijos (salvo desheredaciones), En caso de que no haya ni descendientes ni ascendientes, la legítima  del cónyuge que sobrevive será el usufructo de 2/3 de la herencia.

Hay que tener en cuenta que antes de la sucesión habrá que liquidar la sociedad de gananciales siendo el piso donde se reside normalmente 50% de cada cónyuge, por lo que se divide en la herencia será el 50% del causante.

Concluyendo aunque esta es una materia difícil de digerir pero la idea principal es que debe realizarse testamento, en todos los casos, pero preferiblemente cuando queremos cambiar la forma en que se heredará por ley si no hay testamento, en casos de parejas de hecho, si hay negocios familiares, si prevemos que puede haber problemas, como de hecho los hay, entre nuestra familia a la hora de repartir la herencia. Si tenemos varias propiedades  y queremos dejar organizado el tema de los impuestos E indudablemente el asesoramiento previo es el mejor arma que tenemos para evitar problemas no solo familiares sino también y de gran importancia fiscales. Además con la mediación pueden limarse asperezas en caso de que no haya entendimiento entre los familiares a la hora de repartir una herencia.

Share