El protocolo familiar  es un instrumento que ayuda a las empresas a preparar la sucesión de la misma tanto de padres a hijos (primera generación), como entre los nietos del fundador(segunda generación) u otros familiares, ayuda a las empresas familiares a regular las relaciones entre familia y empresa, y puede evitar multitud de conflictos entre las partes. (La publicidad del protocolo familiar se regula en el RD 171/2007 de 9 de febrero).

La importancia de la empresa familiar reside en que produce el 65%-70% del PIB, supone el 60% del empleo generado en el país y realizan el 60% de las exportaciones. España tiene el mayor porcentaje de PYMES  familiares de la Unión Europea. Por ello es importante que exista un buen gobierno de la empresa mediante el establecimiento además de la Junta General y el consejo de Administración (como en cualquier otra empresa) del Consejo de Familia y el comité de dirección, y la firma de un Protocolo como  instrumento de regulación que puede ayudar en la sucesión de la empresa familiar, al planificar como se producirá la sucesión, cuando, y que requisitos han de tener los sucesores, entre otros extremos, para que el traspaso de poderes del socio fundador o socios a sus herederos, rompa la mala estadística que dice que de primera a segunda generación solo un 30% de las empresas sobrevive, y de este porcentaje solo un 15 % llega a la tercera generación.

El contenido que debe tener el protocolo familiar, dependerá del tipo de empresa y de familia que dirija la misma y puede ser muy variado, desde la historia de la familia, los principios por los que se rige la empresa, y cuestiones más personales. Pudiendo inscribir en el Registro Mercantil el protocolo de forma completa o solo aquellos acuerdos que les interese.

Para terminar el tener previstas todas estas cuestiones internas mediante la redacción de un protocolo, poseer los órganos de dirección y consultivos adecuados para que la familia y la empresa funcionen correctamente, y otras actuaciones como hacer testamento y elegir un régimen matrimonial adecuado (separación de bienes), puede, además de ayudar en la fiscalidad de la empresa, evitar conflictos internos entre los miembros de la misma ( la familia, la propiedad y la empresa), que puede llegar a hacer peligrar la continuidad de la misma. Por ello le recomendamos a la hora de redactar un protocolo que busque asesoramiento fiscal, civil, de mediación para ayudar al mantenimiento de su empresa.

Share