El día de los consumidores se celebra cada año el 15 de marzo desde 1983, año en el que fue declarada por la ONU la importancia de los consumidores y su debida protección. Se han celebrado diversos actos por toda la geografía nacional, especialmente jornadas de información de los derechos, los cuales están dispersos en diferentes leyes específicas de protección, siendo la fundamental la ley de Consumidores y Usuarios de 2007, y como precepto básico el art. 51 de la Constitución Española, que establece que los poderes públicos garantizarán la defensa de los Consumidores y usuarios, protegiendo mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud, y los legítimos intereses económicos de estos, p.ej la última reforma introducida en la ley de consumidores, en marzo de 2014 recoge un modelo de documento de información al consumidor y usuario sobre el desistimiento que debe acompañarse a todo contrato de venta fuera de establecimiento, existiendo el derecho a desistir del contrato sin penalización alguna en los 14 días naturales siguientes a la compra.
Asimismo deben promover (los poderes públicos) la información y la educación de los consumidores y usuarios, fomentarán sus organizaciones y oirá a esas en las cuestiones que puedan afectarles.
Pero,¿ cuáles son estos derechos?
Son derechos básicos de los consumidores y usuarios según el art. 8 del : Ley de Consumidores y Usuarios , cuyo Texto Refundido fue aprobado mediante Real Decreto Legislativo 1/2.007, de 16 de Noviembre
a) La protección contra los riesgos que puedan afectar su salud o seguridad.
b) La protección de sus legítimos intereses económicos y sociales; en particular frente a las prácticas comerciales desleales y la inclusión de cláusulas abusivas en los contratos.
c) La indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios sufridos.
d) La información correcta sobre los diferentes bienes o servicios y la educación y divulgación para facilitar el conocimiento sobre su adecuado uso, consumo o disfrute.
e) La audiencia en consulta, la participación en el procedimiento de elaboración de las disposiciones generales que les afectan directamente y la representación de sus intereses, a través de las asociaciones, agrupaciones, federaciones o confederaciones de consumidores y usuarios legalmente constituidas.
f) La protección de sus derechos mediante procedimientos eficaces, en especial ante situaciones de inferioridad, subordinación e indefensión.
¿Que entiende la ley por consumidor? Según su art. 3

son consumidores o usuarios las personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión.
Son también consumidores a efectos de esta norma las personas jurídicas y las entidades sin personalidad jurídica que actúen sin ánimo de lucro en un ámbito ajeno a una actividad comercial o empresarial.

Esta es la norma básica o estatal, y las diferentes comunidades autónomas han dictado normas que básicamente recogen los mismos derechos que esta, asi la ley 13/2003, de 17 de diciembre regula la Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía,
Siendo destacable que detalla cómo ha de ser la información que recibe el consumidor en su art.4 apartado 5. La información veraz, suficiente, comprensible, inequívoca y racional sobre las operaciones y sobre los bienes y servicios susceptibles de uso y consumo, de acuerdo con la normativa vigente.
Para finalizar diremos como idea principal que los productos que se suministren tanto en establecimientos como fuera de ellos (venta on line, por correo, etc) deben tener la calidad adecuada y cumplir con las garantías exigibles en cada caso para cada producto o servicio, teniendo un procedimiento establecido de devoluciones, quejas o reclamaciones.
En cuanto a la protección contra el “abuso” que pueden tener las empresas frente al consumidor, el art. 82.1 de la ley de consumidores establece que “Se considerarán cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato”.
Continuará…